Datos, información, opiniones, recomendaciones...

miércoles, 28 de julio de 2010

Despierta YAAAA!! Cerati!

Como bien sabemos, Gustavo Cerati, el ex líder y vocalista de la legendaria banda argentina de rock Soda Stero; sigue en estado de coma en una clínica de Buenos Aires Argentina.

Múltiples manifestaciones por medio de redes sociales e impresas se han dado a la tarea de convocar a sus seguidores, principalmente los argentinos, para que se reunan en lugares históricos de la capital de aquél país sudamericano y juntos recen o eleven plegarias y buena vibra en favor de la recuperación del músico.

Gustavo Cerati sufrió un desmayo en el último de sus conciertos de su gira más reciente y fue hospitalizado de emergencia en un nosocomio de la capital venezolana, Caracas, siendo diagnosticado al poco tiempo de una afección cerebro vascular, parecido a un derrame cerebral.

Desde aquél día 17 de mayo, el compositor y cantante argentino no ha vuelto a despertar del sueño que implica un coma. Desafortunadamente mientras más pasa el tiempo las esperanzas de una mejor recuperación parecen disminuir. Los médicos han señalado que su daño ha sido grave y que un infarto cerebral parcial se presentó en el hemisferio izquierdo de tan órgano.

Cerati es un genio musical, su talento lo ha demostrado en los últimos años y décadas, llevando su música por todo el continente americano e inclusive por Europa. La banda Soda Stereo está considerada como la agrupación de rock en español más grande de todos los tiempos y su legado artístico quedará sellado en la mente de sus seguidores para siempre, inclusive para las nuevas generaciones que se internen en la exploración de la música de los últimos decenios.

Espero que Gustavo Cerati, uno de mis ídolos musicales se recupere, quizás ya no volverá a tocar y perderá sus virtudes, pero lo importante es que esté vivo y pueda despertar de su estado actual que es lamentable.





Venga Gustavo Cerati, despierta YAAAA! Por favor!




miércoles, 14 de julio de 2010

España ¡Campeón del Mundo!

Felicidades a los nuevos monarcas del balonpié a nivel mundial.


La Furia Roja ahora si le hace honor a su apodo, un equipo con mucha entrega, nivel y buen futbol fue el que se coronó como monarca del Mundial Sudáfrica que nos deja muchas enseñanzas y algunos gratos recuerdos.


España siempre había sido un equipo de mediano a alto alcance en Europa, una selección que siempre se mantenía con altas expectativas pero mediocres resultados a la hora buena de las justas internacionales, a excepción de un par de Eurocopas ganadas y que, una de ellas fue apenas hace un par de años.


El seleccionado español siempre era víctima de su propia historia y fatalidad, llegando siempre como favoritos inmediatos de la crítica y llamados a trascender después de los grandes más grandes como Italia y Alemania (en Europa), y Brasil y Argentina (por América), ésta escuadra terminaba por decepcionar a propios y extraños.


Sin embargo, desde el 2008 la historia ha cambiado y se ha tornado felicidad absoluta. Ganadores de la Eurocopa pasada en Suiza-Austria, la base del equipo español se mantuvo y su juego, que si bien perdió en el transcurso de esos meses un poco de brillo y efectividad, fue lo suficientemente capáz de hacer buenos los pronósticos de gran parte de aficionados y casas de apuestas que, de la noche a la mañana, se convierten en expertos de futbol a nivel internacional.


Esta España de Xavi, de Iniesta, Casilla, Puyol, Ramos, Villa, Silva, Fábregas, Torres y otros más, es en verdad un gran equipo de fútbol y justo vencedor del Mundial 2010. Es cierto que ya no son tan espectaculares como hace un par de años, pero el mensaje estaba claro, había que aprovechar ésta oportunidad, quizás única, de ser campeones del mundo y codearse en el selecto club de equipos que han llegado a alzar la copa mundial por lo menos una vez en la vida. Se puede decir ahora que el equipo español está a la altura de otros combinados nacionales como Inglaterra y Francia en el mismo renglón de mundiales ganados.


Personalmente me dio gusto que ganara España el mundial, he de reconocer que soy un declarado enemigo de las televisoras de mi país y sus comentaristas cuando apoyan abiertamente y desmedidamente a equipos como Brasil y España misma. No logro aceptar que quieran y se empeñen en vendernos la idea de que lso triunfos de España son también de México, porque no hay nada más falso que eso. Está bien que tenemos mucha historia, afinidades culturales y relaciones de todo tipo con los ibéricos, pero de ninguna forma se debe ver su éxito reciente como un motivo de orgullo y felicidad para los mexicanos.


Podrán celebrarlo aquellos quienes han seguido a ésta selección desde hace tiempo y no nada más de ahora, siendo simple y sencillamente villamelones y paleros. Si hay mexicanos que han seguido a la Furia Roja desde hace años y no meses (como yo lo soy de Italia desde 1989), entonces a ellos si les toca sentirse felices y congraciados; empero si de pronto alguien se vuelve español de la noche a la mañana a raíz de éste triunfo y solo mientras dura España como campeón del mundo, pues quedará en su conciencia y en su limitada forma de comprender el fútbol.


Felicidades a toda España e incluso a aquellas comunidades separatistas que existen en su territorio, pues a pesar de su marcado secesionismo, estoy casi seguro de que en el fondo, festejaron el triunfo del combinado rojo pues en sus filas, se encontraban catalanes.


En fin, ese podría ser tema de otra entrada, por lo pronto, los dejo con la imagen del campeón del mundo.


sábado, 3 de julio de 2010

Sobre la desgracia en Monterrey, N.L.


A pesar de que no me tocó vivir la tragedia del17 de septiembre de 1988, cuando el huracán Gilberto azotó con sus lluvias a la ciudad de Monterrey, N.L., imágenes posteriores ya sea por internet, periódicos o cuadros de algunos restaurantes famosos de la ciudad, me hicieron pensar lo que pasaría si un día se volviese a repetir aquella historia.


Tuvieron que pasar poco menos de 22 años para que de nueva cuenta otro huracán, éste de nombre Alex, causara el doble y casi triple de daños a pesar de ser de inferior categoría que el citado Gilberto.


Monterrey es una ciudad grande, la segunda en importancia y tamaño en México y quizás había olvidado pronto lo que la naturaleza podía hacer en unos minutos. Creoqu la gente no recordó que nose pued jugar ni desafiar a los poderes naturales pues estos, sin previo aviso o con el, suelen pasarnos facturas muy dolorosas y lamentables.


En el lecho del río Santa Catarina que atraviesa la urbe regiomontana de lado a lado (poniente a oriente), se habían establecido muchos negocios que van desde canchas deportivas de infraestructura envidiable hasta mercados y circos. Todo se lo llevó la crecida del río a consecuencia de las lluvias de Alex.


En minutos desaparecieron als canchas, los puestos, los monumentos y hasta una pista de go karts que jamás pude probar para mi mala fortuna. Todo el lecho esta lleno he incluso se desbordó dañando seriamente dos de las avenidas más importantes de la ciudad, Constitución y Morones Prieto, que fungen como columna vertebral de la vialidad en ésta metrópoli hoy devastada, inundada, enterrada y con falta de servicios como luz y agua en gran parte de su área metropolitana.


No me cabe duda que nos vamos a levantar de esta, el pueblo regio se caracteriza por su empuje, su trabajo y dedicación y sin duda ésta prueba será superada, aunque la cuestión principal no radica en si se podrá o no vencer ésta adversidad(la respuesta es afirmativa), sino en sabe si seguireos cometiendo los mismos erores.


Si la naturaleza reclamó lo que es suyo, en éste caso el agua el lecho por donde pasar, n dudo que lo vuelva a hacer una y otra vez si llegara otro meteoro como lo fue Alex. Es entonces cuando debemos relexionar si sigue valiendo la pena el seguir construyendo sobre el lecho del río santa catarina, si de verdad aprendemos de nuestros errores y negligencia, entonces debemos respetar a la naturaleza y sus formas. Volver a construir desde un puesto hasta excentricidades en esa zona de la ciudad es volver a desafiar el poder de la naturaleza que sin duda, volvería algún día a recordarnos lo que somos ante su furia.


Avenidas destruídas pueden ser reconstruidas y ¿porqué no? mejoradas!, esta es una oportunidad porque en las adversidades surgen las posibilidades de hacer mejores las cosas. Esta ocasión no debe ser la excepción, de que nos vamos a levantar lo haremos, de que aprendamos la lección eso lo dudo hasta cierto punto. Veremos qué es lo que sucede en éstos cruciales días. La ciudad no volverá a ser la misma eso si, espero que cambie, y que sea para bien.