Datos, información, opiniones, recomendaciones...

miércoles, 14 de julio de 2010

España ¡Campeón del Mundo!

Felicidades a los nuevos monarcas del balonpié a nivel mundial.


La Furia Roja ahora si le hace honor a su apodo, un equipo con mucha entrega, nivel y buen futbol fue el que se coronó como monarca del Mundial Sudáfrica que nos deja muchas enseñanzas y algunos gratos recuerdos.


España siempre había sido un equipo de mediano a alto alcance en Europa, una selección que siempre se mantenía con altas expectativas pero mediocres resultados a la hora buena de las justas internacionales, a excepción de un par de Eurocopas ganadas y que, una de ellas fue apenas hace un par de años.


El seleccionado español siempre era víctima de su propia historia y fatalidad, llegando siempre como favoritos inmediatos de la crítica y llamados a trascender después de los grandes más grandes como Italia y Alemania (en Europa), y Brasil y Argentina (por América), ésta escuadra terminaba por decepcionar a propios y extraños.


Sin embargo, desde el 2008 la historia ha cambiado y se ha tornado felicidad absoluta. Ganadores de la Eurocopa pasada en Suiza-Austria, la base del equipo español se mantuvo y su juego, que si bien perdió en el transcurso de esos meses un poco de brillo y efectividad, fue lo suficientemente capáz de hacer buenos los pronósticos de gran parte de aficionados y casas de apuestas que, de la noche a la mañana, se convierten en expertos de futbol a nivel internacional.


Esta España de Xavi, de Iniesta, Casilla, Puyol, Ramos, Villa, Silva, Fábregas, Torres y otros más, es en verdad un gran equipo de fútbol y justo vencedor del Mundial 2010. Es cierto que ya no son tan espectaculares como hace un par de años, pero el mensaje estaba claro, había que aprovechar ésta oportunidad, quizás única, de ser campeones del mundo y codearse en el selecto club de equipos que han llegado a alzar la copa mundial por lo menos una vez en la vida. Se puede decir ahora que el equipo español está a la altura de otros combinados nacionales como Inglaterra y Francia en el mismo renglón de mundiales ganados.


Personalmente me dio gusto que ganara España el mundial, he de reconocer que soy un declarado enemigo de las televisoras de mi país y sus comentaristas cuando apoyan abiertamente y desmedidamente a equipos como Brasil y España misma. No logro aceptar que quieran y se empeñen en vendernos la idea de que lso triunfos de España son también de México, porque no hay nada más falso que eso. Está bien que tenemos mucha historia, afinidades culturales y relaciones de todo tipo con los ibéricos, pero de ninguna forma se debe ver su éxito reciente como un motivo de orgullo y felicidad para los mexicanos.


Podrán celebrarlo aquellos quienes han seguido a ésta selección desde hace tiempo y no nada más de ahora, siendo simple y sencillamente villamelones y paleros. Si hay mexicanos que han seguido a la Furia Roja desde hace años y no meses (como yo lo soy de Italia desde 1989), entonces a ellos si les toca sentirse felices y congraciados; empero si de pronto alguien se vuelve español de la noche a la mañana a raíz de éste triunfo y solo mientras dura España como campeón del mundo, pues quedará en su conciencia y en su limitada forma de comprender el fútbol.


Felicidades a toda España e incluso a aquellas comunidades separatistas que existen en su territorio, pues a pesar de su marcado secesionismo, estoy casi seguro de que en el fondo, festejaron el triunfo del combinado rojo pues en sus filas, se encontraban catalanes.


En fin, ese podría ser tema de otra entrada, por lo pronto, los dejo con la imagen del campeón del mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario