lunes, 18 de noviembre de 2019

¿Italia ha renacido?

La selección nacional de Italia ha terminado la fase de clasificación a la Eurocopa 2020 de manera perfecta


La escuadra italiana ha cerrado su paso por la clasificación al próximo campeonato europeo de naciones de manera invicta y perfecta. El contundente 9-1 como resultado final contra su similar de Armenia, da por terminado el proceso de calificación a la justa veraniega del próximo año.

10 juegos ganados en 10 disputados con más de 30 goles de diferencia hablan de un equipo que alcanzó la perfección; y si bien sus rivales de grupo no representaban un riesgo para lograr el objetivo, sí es de reconocer el mérito que esta nueva selección ha alcanzado el día de hoy.

Sobre todo después del muy amargo trago que significó para Italia el no haber asistido a la Copa del Mundo del año pasado, después de perder en el repechaje contra Suecia en noviembre del 2017.

Era imperativo tomar medidas drásticas para sacar del fondo del precipicio a este equipo que de la mano del entonces entrenador Giampiero Ventura, perdería la posibilidad de jugar el Mundial de Rusia al jugar una eliminatoria sin ideas, sin talento y sin fortuna, quedando así fuera de una manera dramática e increíble. 

Hoy por hoy la selección italiana sabe a qué juega y Roberto Mancini tiene nuevos elementos que combinados con algunos jugadores de experiencia, ha logrado encontrar un gran equilibrio en defensa y ataque. Al parecer la creación de oportunidades de gol y la contundencia están de vuelta en una escuadra que en procesos eliminatorios anteriores apenas y podía marcar más de un gol por partido. 

Actualmente el equipo italiano ha logrado goleadas históricas como éste reciente 9-1 y si bien los rivales a los que ha enfrentado no son de gran jerarquía, si podemos rescatar que han vuelto a ilusionarse y a recuperar el olfato goleador que se había perdido.

Ahora deberán concentrarse para mantener el nivel de juego mostrado y desplegarlo nuevamente en la próxima Eurocopa de Naciones el próximo año. Italia siempre debe tomarse en cuenta como favorita tanto por su historia como por su tradición, y si bien futbolísticamente hay equipos que tienen más consolidado su juego como Bélgica o Francia, me parece que los italianos serán una muy grata sorpresa y llegarán muy lejos en la próxima Euro.



miércoles, 4 de septiembre de 2019

ELEMENTAL - TEARS FOR FEARS

ELEMENTAL


Elemental es un álbum metafórico, experimental y agridulce bajo el misticismo de Orzabal.






Después de la separación de Curt Smith en 1991, Roland Orzabal decidió seguir adelante con Tears for Fears y comenzó a trabajar en un nuevo material que definitivamente rompería con todo el sonido de los discos anteriores de la banda.

Junto a su músico amigo (ya fallecido) Alan Griffiths, Orzabal estructuró un nuevo material con el cual Tears for Fears entraría en escena oficialmente en la década de los 90s, justo en un momento en que el grunge y la música electrónica dominaban cómodamente a nivel mundial.

Elemental surgió en junio 22 de 1993 e inmediatamente desde los primeros acordes de su primer canción, se dejó claro que la propuesta se alejaba mucho del Tears for Fears de la década anterior. Elemental y Cold son dos canciones que pueden definirse como Rock Pop Alternativo, ligero y lineal. Atrás habían quedado los sintetizadores y las mezclas de jazz y psicodelia de The Hurting o de The Seeds of Love.



Orzabal necesitaba de alguna manera explicar y transmitir a través de las canciones todos los pensamientos y sentimientos que le habían provocado la ruptura musical con Smith. Se ha mencionado que Elemental es un disco lleno de mensajes escondidos y otros muy directos a modo de reclamo por la partida de Curt. El track Break it Down Again se convirtió en el sencillo fuerte del disco y logró posicionarse como hit en aquél año. 



Mr. Pessimist es una canción reflexiva, introspectiva, inquietante. Difícil definir exactamente que trataba de decir Roland en sus líneas pero se observa un poco de nostalgia, de incertidumbre y de posicionamiento ante el nuevo panorama. Recordar que Orzabal para ese entonces ya tenía un mayor grado de madurez y de alguna forma necesitaba ubicarse en el nuevo contexto que vivía. 



La canción Fish out of Water por ejemplo; es la más abierta y directa en contra de Curt Smith. En ella se puede notar el reclamo y las burlas hacia el nuevo estilo de vida que el propio Smith comenzaba a llevar en Estados Unidos. 

Después el sonido del disco se vuelve un poco más experimental y progresivo. Gas Giants es un track que más que canción, es un conjunto de sonidos que parece haber quedado atrapado en algún lapso de las grabaciones. 

Posteriormente Power y Brian Wilson utilizan melódicos acordes progresivos que nos van preparando para el final. 

Goodnight Song es la última canción de Elemental y en ella podemos percibir un dejo de cansancio y fastidio quizás por parte de Orzabal, quien podría decirse estaba ante la inquietante duda de saber si valía la pena continuar con el proyecto el solo o dar por terminado el grupo. De igual manera podría interpretarse el sentir general con respecto a la ruptura musical reciente con Smith.



Elemental puede que no sea el disco más famoso y el más exitoso en el recorrido de Tears for Fears, sin embargo; es un interesante trabajo que siendo sincero pasa por subestimado. En una época en la que dominaba la música alternativa y el grunge principalmente, este álbum nos ofrece una evolución musical notable por parte de Roland Orzabal.

Tears for Fears había aterrizado en los 90s y este sería el primero de dos producciones que Roland sacaría al mercado bajo la etiqueta del grupo en toda la década.

martes, 20 de agosto de 2019

Siendo sinceros ¡estamos jodidos!


No hay opciones reales mucho menos candidatos a la altura.



Es muy triste pero finalmente cierto. En este país de norte a sur y de costa a costa se carece de buenos políticos y mucho más de buenos candidatos a puestos de gobierno.



No es nada nuevo, es una constante a través de décadas y décadas de vida democrática en éste país. Es más, me atrevo a decir que incluso antes de que existiera el sufragio, muy pocos gobernantes tenían los conocimientos, las aptitudes y las capacidades necesarias para sobresalir y trabajar para cambiar a nuestro país.


Hoy en día México luce más dividido que nunca, día con día y hora tras hora se suscitan ataques, discordias, señalamientos e insultos entre quienes profesan ideologías políticas distintas. Ni los de izquierda ni los de la derecha tienen el dominio de la razón, sin embargo luchan constantemente a cada minuto entre ellos como una forma de reprobar el contexto social en que se vive pero sobre todo, para sacar las frustraciones cotidianas de manera individual y posteriormente colectiva.


Es triste que hoy en día no exista un proyecto verdadero de nación, seguimos viendo intereses personales o de grupos bien establecidos que desean el poder para servirse de él y no para comenzar a sentar las bases de un nuevo país.


Seamos sinceros; ni la derecha ni la izquierda han funcionado para que las cosas mejores en éste país de manera real y constante. No existen candidatos verdaderamente comprometidos y capaces de trabajar para mejorar las condiciones de vida de todos los mexicanos. Solo existen líderes en turno que realizan todo tipo de acciones para servirse del poder y tratar de perpetuar a través del tiempo, la hegemonía y privilegios que brinda ser parte de la élite en turno.


Los candidatos y gobernadores de la derecha han trabajado para sus intereses y los de su partido antes que nada. Realizan todo tipo de acciones neoliberales que a final de cuentas, benefician a muy pocos en detrimento de una población que cada día se divide más. Dichas acciones en nombre de la inversión extranjera y el libre mercado han traído ciertos ingresos y desarrollo al país, pero solamente para unos cuantos; la gran mayoría sin embargo continúa hundiéndose y mermando su poder adquisitivo año con año. 


La derecha es vista como una entidad fina, educada y preparada, con todo tipo de títulos, condecoraciones y reconocimientos intelectuales y académicos. No obstante la gran preparación y conocimiento de sus candidatos estos han resultado igual o peor de ladrones y vende patrias que los del bando de la izquierda. De nada sirve que una mujer u hombre alcalde, gobernador o presidente cuente con títulos, maestrías y doctorados en las mejores universidades del mundo, hable 20 idiomas distintos, vista y hable bien; si a final de cuentas toda esa preparación, aptitudes e imagen son utilizadas para beneficiar a la de por sí ya muy aventajada y privilegiada élite en éste país.


Ningún político de derecha ha sido capaz con todos sus trofeos, capacidades y atributos de enderezar esta nación, y ante tal circunstancia; los resultados de las más recientes elecciones han dado el triunfo a la representación de la izquierda, grupo con una ideología que dice "acercarse" y "entender" más a los sectores vulnerables y desfavorecidos, los que poco o nada tienen y que están hartos de vivir en esas condiciones.


Lo cierto es que tampoco la izquierda parece ser la solución. Los candidatos muchas veces carecen de preparación, estudios y visión progresista acorde a las necesidades y los retos actuales que requieren un país para destacar en el contexto internacional. Para ellos lo más importante es el discurso prometedor y esperanzador dirigido a los que menos tienen con tal de ganarse su confianza y posterior apoyo. Ante esto las posturas y decisiones que ellos tomen serán siempre criticados por la derecha, pues siempre considerarán estos pronunciamientos como oportunistas, demagógicos y carentes de realismo.

La izquierda pretende al igual que la derecha, conciliar, dialogar, levantar al país y crear las condiciones que a según su entendimiento, son las necesarias e indicadas para asegurar el desarrollo de México.

Pero lo que seguimos viendo es que ninguna propuesta resuelve las problemáticas de éste país. Todo queda enmarcado siempre en discusiones absurdas, acusaciones, promesas incumplidas, corrupción, nepotismo, compadrazgos etc.

Lo peor de todo es que quienes más sufren los eternos enfrascamientos y fracasos de ambas partes son los ciudadanos, quienes tienen que seguir contribuyendo con sus impuestos a mantener a flote a la clase política mexicana. Ciudadanos que tienen que pagar con deudas los errores y derroches que tanto la izquierda como la derecha han provocado con sus decisiones, aspiraciones y fraudes.

Ningún partido, ningún candidato y ninguna opción parecen estar a la altura de lo que el país requiere para lograr un avance hacia un desarrollo generalizado y lo más justo posible. Se necesitan nuevas ideas, nuevos actores, nuevas propuestas que coincidan en un solo punto y viajen en una sola dirección. El crear un proyecto de nación a largo plazo que beneficie a todos los que formamos este país y no solo a la élite oportunista en turno.




jueves, 15 de agosto de 2019

Los 3 edificios más altos de México

Los 3 edificios más altos de México se ubican en la Zona Metropolitana de Monterrey.


En los últimos años la Zona Metropolitana de Monterrey ha levantado la mano como la urbe donde se construyen los edificios más altos del país. De hecho actualmente el edificio KOI en el municipio de San Pedro Garza García, es el rascacielo más alto de México con sus 279.5 metros de altura y sus 64 pisos. 

Sin embargo hoy en día está construyéndose la Torre Obispado, que inclusive será con sus 304.8 metros de altura, el edificio más alto de toda América Latina, desplazando al segundo puesto a la actual Torre Costanera en Santiago de Chile.

Detrás de KOI y Torre Obispado esta por levantarse la Torre Sohl, del despacho arquitectónico mexicano Sordo Madaleno. Consiste en un edificio de 268 metros de altura que estará ubicado sobre la avenida Constitución en la zona centro de Monterrey.

Si bien Sohl no será tan alto como los anteriormente nombrados, su altura le permite ingresar al podio de los rascacielos más altos del país. 

Pero ¿a qué se debe que Monterrey y su zona metropolitana actualmente desarrollen las edificaciones más altas del país? Tal vez la respuesta sea por el costo de la construcción, la ubicación de la ciudad en una región de baja sismicidad o quizás a la apuesta de grandes empresas por mover sus oficinas y proyectos a otras ciudades que no sean la capital del país. Aunado a lo anterior, actualmente en la Ciudad de México se vive un ambiente de incertidumbre con relación a los permisos y limitaciones en cuanto a grandes edificaciones por parte del gobierno local. Todo ello podría explicar de mejor manera la razón por la cual hoy en día Monterrey se levanta como la ciudad con los edificios más altos del país. 


Top 3:

1. Torre Obispado (en construcción) 304.8 metros





2. Torre KOI 279.5 metros





3. Torre Sohl* (en construcción) 268 metros



sábado, 9 de febrero de 2019

Algunos sitios para disfrutar el skyline de la CDMX

"La Ciudad de México concentra sus edificios más altos en la zona poniente, desde el corredor Reforma hasta Polanco/Periférico"


Para poder apreciar el skyline de la Ciudad de México se necesita por lo menos que de entrada, no exista mucha contaminación el día que se pretende fotografiarlo. Esto es difícil ya que CDMX presenta niveles de contaminación elevados durante las primeras horas de la mañana y hasta entrada la tarde. Sin embargo en días más o menos claros o ya al atardecer o anochecer, se pueden obtener imágenes muy especiales de la silueta de edificios de la capital mexicana.

Aquí les presentaré algunas opciones para capturar en fotografías el panorama urbano de la ciudad y en la mayoría de los casos, son gratuitos.

1. Mirador de la Torre Latinoamericana

Es quizás el más famoso de toda la ciudad. Su ubicación en lo alto del primer rascacielos moderno de México permite dominar los 4 puntos cardinales de una manera perfecta.

Situado en la parte más alta de la Torre puedes acceder a él con un boleto de entrada que cuesta $120 pesos, sin embargo la ventaja es que con un solo boleto puedes subir y bajar las veces que quieras durante todo el día. Así que puedes aprovechar y subir por ejemplo durante el día y posteriormente al caer la noche, para tener una perspectiva combinada. La cara poniente del mirador es la más interesante pues ahí es donde podrás admirar el cluster de edificios que se alinean a lo largo del Paseo de la Reforma hasta perderse en el horizonte.

Vista Poniente desde la Torre Latinoamericana


2. Mirador del Castillo de Chapultepec

Es otro de los tradicionales paseos turísticos en la CDMX. Se ubica en el corazón de la Primera Sección del Bosque de Chapultepec y su visita es imperdible para los turistas o en este caso para los amantes de los skylines.

Tiene un costo de entrada de $70 pesos aunque los domingos la entrada es gratuita. La vista que aquí tendrás de la silueta de edificios de la zona de Polanco será espectacular, pues la densidad de construcciones se combina perfectamente con el color verde de la zona boscosa de los alrededores.

La vista oriente sin embargo no se queda atrás en espectacularidad, pues en esta dirección se encuentra el Paseo de la Reforma que es enmarcado con los edificios más altos de la capital.

Vista hacia los edificios de Polanco en el Castillo de Chapultepec


3. Mirador del Cerro del Tepeyac

Se ubica en la zona norte de la CDMX. Su acceso es completamente gratuito y para llegar a el debes subir algunos escalones. Te recomiendo que al ascender vayas volteando hacia el sur para encontrar los mejores ángulos del skyline pues a veces suelen esconderse entre las ramas de los árboles y la propia Basílica.

Esta vista se disfruta mejor cuando los días son claros o no hay tanta contaminación. Recomiendo no acudir de noche por cuestiones de seguridad. En días festivos como la Semana Santa puede haber mucha gente, pero es cuando la ciudad generalmente luce más limpia. Con suerte hasta los volcanes podrás admirar.

Vista del Skyline desde el Cerro del Tepeyac

4. Fábricas de Francia Forum Buenavista


Aunque en años anteriores no existía esta tienda departamental y en su lugar se encontraba una cafetería con terraza, aun se puede observar dentro de la tienda uno de los mejores ángulos del skyline de la CDMX.

Desafortunadamente hace unos años optaron por suprimir la terraza  desde donde podías admirar el panorama urbano de la capital de una forma tranquila y en su lugar ahora solo puedes contemplar un poco de esa vista a través de cristales. Te recomiendo pegar tu cámara o celular al vidrio y sacar alguna que otra foto. Aunque la vista y la sensación ya no sea la misma, el ángulo es genial para disfrutar de los edificios desde la Torre Latinoamericana hasta la Torre Bancomer de Paseo de la Reforma.

Panorámica desde Forum Buenavista último piso interior de Fábricas de Francia.


5. Parque Bicentenario (Ex Refinería 18 de Marzo)

El Parque Bicentenario inaugurado en el año 2010 en gran parte de los terrenos de la que fuera la Refinería 18 de marzo, es además de un excelente sitio recreativo y ecológico, un lugar para disfrutar del Skyline del poniente de la ciudad. 

Los edificios o más bien la silueta de los mismos la podrás apreciar de mejor forma en las orillas del lago artificial que ahí se encuentra. En la punta norte del estanque de agua tendrás la mejor perspectiva del skyline desde la Torre de Pemex hasta los edificios de la zona del Toreo. En un día claro inclusive alcanzarás a distinguir los edificios de Santa Fe.

Skyline desde el Lago del Parque Bicentenario


Estos son algunos de los mejores puntos para observar y fotografiar el skyline de la Ciudad de México. Existen desde luego otros como el Mirador del Monumento a la Revolución que tiene costo de entrada de $50 pesos o bien, si deseas tener una experiencia distinta puedes pedirle a un amigo o familiar que maneje por el segundo piso del Periférico en dirección Sur-Norte para que puedas fotografiar los rascacielos de distintas partes de la metrópoli. 

Te recuerdo que no está permitido detenerse y que no hay espacio para orillarse y fotografiar los edificios. Así que debes tomar en cuenta que la mejor manera de hacerlo será de día cuando el movimiento y la velocidad del carro no afectan tanto el enfoque de la cámara.

Vista desde el Monumento de la Revolución Mexicana.


domingo, 13 de enero de 2019

¿Derecha, izquierda? da igual; la misma porquería de siempre

Y es que no importa la filosofía política ni los posicionamientos, al final el país sale perdiendo porque no hay un proyecto verdadero de nación.


Desafortunadamente es cierto, en éste país ni la derecha ni la izquierda han demostrado estar a la altura de los retos y los desafíos que un país tan complejo como México, representa hoy en día.

Revolucionarios, izquierdistas, derechistas, neoliberales, tecnócratas, populistas, demagogos etc, todos en su momento y a su medida solamente han contribuido a dividir y polarizar cada vez más a la población.

Ningún grupo ha sido capaz de cumplir sus promesas de campaña ni ha resuelto las problamáticas más importantes de México, como la pobreza, la inseguridad, la falta de oportunidades y el rezago entre otras. Por el contrario hoy por hoy tenemos un país enemistado, molesto, fragmentado entre quienes defienden una postura ideológica y quienes la aborrecen. Al final lo único que tenemos es una nación de incrédulos que tienen que conformarse cada año por votar por gobernantes cada vez más ineptos e ineficientes, sean del color que sean.

No existe un proyecto de nación al mediano y largo plazo, todo lo que persiguen los que alcanzan el poder es el dinero y vivir con los máximos privilegios que un periodo de tiempo tan corto como 6 años, podrían brindarles. Y es que pareciera que los elegidos como representantes del pueblo ven en esos años la única posibilidad para enriquecerse y hacerse de todo cuánto puedan para después vivir tranquilamente por el resto de sus días.

Para todos ellos el proyecto de nación (si acaso les pasa por la mente) es limitarse a hacer acuerdos y establecer las condiciones necesarias para disfrutar al máximo el status quo que les ofrecerá su posición. Al diablo entonces las promesas de campaña, las fotografías con los grupos desfavorecidos, la visión a futuro etc.

Ni panistas, priístas, morenistas etc, se preocupan en realidad por el bienestar de México. Su único compromiso es para con ellos mismos y sus familias. El partido político al que pertenecen es el único patrón al que le rinden cuentas y por el que se desviven al final de las administraciones. Entre acuerdos, pactos o reformas todo se orquesta con la finalidad de beneficiarse de sus respectivas posiciones y los gobernados entonces pasan a ser solamente maquinaria política para el siguiente periodo electoral.

Si realmente existiera un plan o proyecto de nación serio en el que se visualice a México en un mejor escenario mundial, todos trabajarían sin importar las ideologías para que se alcanzaran los objetivos. En cambio tenemos que cada periodo presidencial la nueva oficina desecha la mayoría de los planes de la antecesora y se dedica a crear los suyos, con una visión meramente inmediata, pues la incertidumbre es tal que no se sabe con certeza si en el siguiente proceso electoral, habrá continuidad.

Todo requiere de planeación y tiempo pero sobre todo de voluntad para hacer un cambio de verdad. Lejos de promesas incumplibles, acusaciones y señalamientos que solo buscan entorpecer y eliminar al adversario político, lo que debe prevalecer es la razón, el deseo de ver a éste país mejorar en todos los aspectos sin importar si serán necesarios 6, 12 o 18 años, estén o no los mismos grupos políticos en el poder. 

El compromiso de la clase gobernante debe ser para con su país antes que con los agremiados, su trabajo debe enfocarse con miras a crear las condiciones específicas y necesarias para echar a andar éste fantástico país que tiene todo para estar en una mejor posición. La gente por su parte también tiene mucho por hacer, pues no todo es labor de las autoridades, pero de eso hablaremos en otra entrada. 

Imagen obtenida de internet: https://www.altonivel.com.mx/actualidad/mexico/por-que-los-politicos-convirtieron-a-mexico-en-un-estado-fallido/ 

viernes, 11 de enero de 2019

Los 10 edificios más altos de México por década 1950-2018


Para el año de 1950 en México no existían edificios que pudiesen ser considerados como rascacielos, pues ninguno de ellos lograba siquiera llegar a la marca de los 100 metros de altura. Sin embargo poco a poco comenzaba a desarrollarse la construcción vertical en el país. Estos son los 10 edificios más altos para el año 1950:


1. Torre Contigo (Ciudad de México) 89 mts.
2. Edificio Miguel E. Abed (Ciudad de México) 78 mts.
3. Monumento a la Revolución (Ciudad de México) 67 mts.
4. Edificio El Moro (Ciudad de México) 65 mts.
5. Oficinas Centrales IMSS (Ciudad de México) 60 mts.
6. Reforma Grand (Ciudad de México) 57 mts.
7. Edificio La Nacional (Ciudad de México) 55 mts.
8. Av. Juárez 14 (Ciudad de México) 54 mts.
9. Palacio de las Bellas Artes (Ciudad de México) 52 mts.
10. Museo Universitario del Chopo (Ciudad de México) 51.5 mts.

Monumento a la Revolución Mexicana


Como puede verse la Ciudad de México contaba con los edificios más altos del país para ese entonces. 

Para el año 1960 se lograría rebasar la marca de los 100 metros con la llegada de la Torre Latinoamericana, quien es considerado el primer rascacielos del país. Destaca también el Edificio Abed al rebasar igualmente los 100 metros y el surgimiento de la ciudad de Monterrey como la segunda ciudad en contar con el edificio más alto del país fuera de la capital.


1. Torre Latinoamericana (Ciudad de México) 181.3 mts.
2. Edificio Miguel E. Abed (Ciudad de México) 109 mts.
3. Torre Contigo (Ciudad de México) 89 mts.
4. Condominio de Acero (Monterrey, N.L.) 87.5 mts.
5. Centro Médico la Raza (Ciudad de México) 80 mts.
6. Edificio Miguel E. Abed (Ciudad de México) 78 mts.
7. Monumento a la Revolución (Ciudad de México) 67 mts.
8. Condominio Insurgentes (Ciudad de México) 65 mts.
9. Edificio El Moro (Ciudad de México) 65 mts.
10. Holiday Inn Express (Ciudad de México) 65 mts.

Torre Latinoamericana


Para 1970 el boom en la construcción de edificios había acelerado como parte de los años de bonanza y del milagro mexicano. La ciudades de Guadalajara y Acapulco se sumaban a Monterrey y al entonces Distrito Federal como las ciudades con edificios "altos" para los estándares de la época.


1. Torre Latinoamericana (Ciudad de México) 181.3 mts.
2. SEP Torre Independencia (Ciudad de México) 127.3 mts.
3. Condominio Estrella de Mar (Acapulco, Gro.) 124 mts.
4. Edificio Miguel E. Abed (Ciudad de México) 109 mts.
5. Torre Central de Telecomunicaciones (Ciudad de México) 106.8 mts.
6. Torre Prisma (Ciudad de México) 102.5 mts.
7. Kristal Beach (Acapulco, Gro.) 100 mts.
8. Fiesta Americana Reforma (Ciudad de México) 96 mts.
9. Edificio Latino (Monterrey, N.L.) 94 mts.
10. Condominio Guadalajara (Guadalajara, Jal.) 92 mts.


En el año de 1980 se continuó la construcción de edificios principalmente en la Ciudad de México, y Acapulco, en donde destacaría el skyline que se consolidaba a lo largo de la Av. Costera Miguel Alemán. La Torre Latinoamericana continuaba siendo el edificio más alto del país. Así es como quedaría lista de edificio más altos: 


1. Torre Latinoamericana (Ciudad de México) 181.3 mts.
2. Presidente Intercontinental (Ciudad de México) 130 mts.
3. SEP Torre Independencia (Ciudad de México) 127.3 mts.
4. Condominio Estrella de Mar (Acapulco, Gro.) 124 mts.
5. Ocean Colors La Palapa (Acapulco, Gro.) 118 mts.
6. Edificio Miguel E. Abed (Ciudad de México) 109 mts.
7. Torre Central de Telecomunicaciones (Ciudad de México) 106.8 mts.
8. Condominio Torres Gemelas (Acapulco, Gro.) 105 mts.
9. Torre Prisma (Ciudad de México) 102.5 mts.
10. Corporativo Cuauhtémoc (Ciudad de México) 101 mts.


La década de los años 1990's comenzaba con la Torre Ejecutiva PEMEX como el primer rascacielos en haber superado los 200 metros de altura, dejando atrás a la clásica e icónica Torre Latinoamericana como edificio supremo en las alturas del país. La construcción de edificios altos se concentró casi de forma exclusiva en la Ciudad de México pues ni las ciudades de Monterrey o Guadalajara presentaban al momento edificios destacados en altitud. Acapulco logró sumar un nuevo edificio en el top 10.


1. Torre Ejecutiva PEMEX (Ciudad de México) 211.3 mts.
2. Torre Latinoamericana (Ciudad de México) 181.3 mts.
3. Torre Lomas (Ciudad de México) 146.5 mts.
4. Hyatt Regency (Ciudad de México) 142 mts.
5. Torre del Caballito (Ciudad de México) 135 mts.
6. Torre Mexicana (Ciudad de México) 132 mts.
7. Presidente Intercontinental (Ciudad de México) 130 mts.
8. SEP Torre Independencia (Ciudad de México) 127.3 mts.
9. Torre Coral (Acapulco, Gro.) 125 mts.
10. Condominio Estrella de Mar (Acapulco, Gro.) 124 mts.

Torre Ejecutiva PEMEX


Para el comienzo del nuevo milenio (año 2000) el panorama en cuestión de edificios altos en el país seguía siendo dominado por la Torre de Pemex, sin embargo la Zona Metropolitana de Monterrey, tomaría un impulso constructivo muy destacado, pues la Torre Avalanz se convertiría en el rascacielos más alto del país fuera de la Ciudad de México.


1. Torre Ejecutiva PEMEX (Ciudad de México) 211.3 mts.
2. WTC Ciudad de México (Ciudad de México) 191.3 mts.
3. Torre Altus (Ciudad de México) 180.2 mts.
4. Torre Avalanz (San Pedro Garza García, N.L.) 167 mts.
5. Torre Latinoamericana (Ciudad de México) 181.3 mts.
6. Arcos Bosques 1 (Ciudad de México) 161.5 mts.
7. Torre Lomas (Ciudad de México) 146.5 mts.
8. Hyatt Regency (Ciudad de México) 142 mts.
9. Torre del Caballito (Ciudad de México) 135 mts. 
10. Torre Mural (Ciudad de México) 134 mts.

Torre Avalanz


Al empezar el año 2010 el desarrollo vertical en México estaba en ebullición. Para ese año la Torre Mayor (CDMX) era el rascacielos más alto del país. La ciudad de Monterrey seguiría contando con el edificio más alto fuera de la capital al construirse la Torre de Gobierno, mientras que en Guadalajara la Torre Aura en Zapopan; levantaba la mano como el edificio de mayor altura en el occidente mexicano. 


1. Torre Mayor (Ciudad de México) 225.4 mts.
2. Torre Ejecutiva PEMEX (Ciudad de México) 211.3 mts.
3. WTC Ciudad de México (Ciudad de México) 191.3 mts.
4. Torre Altus (Ciudad de México) 180.2 mts.
5. Torre de Gobierno (Monterrey, N.L.) 180 mts.
6. Torre Aura Altitude (Zapopan, Jal.) 171.6 mts.
7. Torre Avalanz (San Pedro Garza García, N.L.) 167 mts.
8. Torre Latinoamericana (Ciudad de México) 181.3 mts.
9. Arcos Bosques 1 (Ciudad de México) 161.5 mts.
10. Arcos Bosques 2 (Ciudad de México) 161.2 mts.

Torre Mayor


Hasta el cierre del año 2018 el escenario de altura en las ciudades mexicanas estaba encabezado por el edificio KOI en la Zona Conurbada de Monterrey. Este rascacielos es el más alto hoy en día en todo el país siendo la primera vez que una ciudad fuera de la capital de México cuenta con esa distinción. Las tres ciudades más importantes del país siguen presentando los edificios más altos aunque el surgimiento de rascacielos en Puebla y León, podrían alterar este orden en los próximos años.


1. Torre KOI (San Pedro Garza García, N.L.) 279.5 mts.
2. Torre Reforma (Ciudad de México) 246.6 mts.
3. Torre BBVA Bancomer (Ciudad de México) 234.9 mts.
4. Torre Mayor (Ciudad de México) 225.4 mts.
5. Pabellón M (Monterrey, N.L.) 214 mts.
6. Torre Ejecutiva PEMEX (Ciudad de México) 211.3 mts.
7. Hotel RIU (Guadalajara, Jal.) 204 mts.
8. Torre Paradox (Ciudad de México) 200 mts.
9. WTC Ciudad de México (Ciudad de México) 191.3 mts.
10. Elite Residences (Ciudad de México) 190 mts.

Torre KOI



* Información y datos obtenidos de la página: www.skyscraperpage.com/diagrams.