Datos, información, opiniones, recomendaciones...

lunes, 30 de mayo de 2011

Los mandamientos del buen conductor

* Aplicable también para todos aquellos que quieran comenzar a cambiar la realidad de sus ciudades, estados y países...


1. Deberás ser en todo momento al manejar: PACIENTE, CORTES Y TOLERANTE con todos los automovilistas sean o no expertos al volante, hombres o mujeres, jóvenes y gente mayor etc.

2. NO DEBERÁS HABLAR ni TEXTEAR por celular mientras estés manejando, pide a tu copiloto que conteste mensajes por ti o que tome la llamada, si vas solo oríllate y devuelve entonces el mensaje o llamada si es tanta la urgencia.

3. Deberás comprender que NO todos los demás automovilistas son tan "buenos" como tú y que pueden cometer errores o ir más lentos al manejar.

4. No deberás abusar de tu buena suerte al conducir y de tus cualidades de piloto, nunca faltará la persona, carro o imprudencia que opaquen tu fortuna. Piensa en los demás.

5. Deberás entender que las avenidas de la ciudad NO SON UN GRAND PRIX, ni son autopistas diseñadas para ir a altas velocidades.

6. NO intentarás entrar y mucho menos de manera violenta a un carril a última hora cuando quieras incorporarte a una avenida principal o por ganar unos pocos metros. Cambia de carril a tiempo. No seas gandalla.

7. Evitarás zigzaguear e ir lancheando como si las avenidas fueran una pista de sky y los demás carros los obstáculos a esquivar.

8. Tu carro tiene unas lucecitas que sirven para indicar a qué lado quieres girar, se llaman DIRECCIONALES, ¡USALAS!

9. No te estacionarás en lugares prohibidos o asignados para gente con capacidades diferentes, NO SEAS UN CABRÓN (A) desconsiderado (a).

10. Si cruzando el Río Bravo tus hábitos al conducir cambian radicalmente, aplícalos también a tu regreso a México, no seas HIPOCRITA.

11. Cuando comience a llover el pavimento se mojará y se hará más resbaloso, maneja con el triple de cuidado y NO ACELERES MAS, baja la velocidad.


Nota: En México y especialmente en Monterrey se maneja HORRIBLE! Podemos comenzar a cambiar esa realidad y ser buenos conductores cooperando para evitar accidentes y tragedias al volante.

domingo, 22 de mayo de 2011

¿El país necesita una verdadera Revolución?

Intentar siquiera contabilizar el número de víctimas que semana a semana caen en manos del crímen organizado ya sea en el fuego cruzado o por actos crueles y repugnantes por parte de los narcotraficantes es verdaderamente insoportable e indignante.




No importa ya lo que diga el Presidente de la República o los gobernadores y demás autoridades que se han visto rebasadas en sus capacidades en torno a la seguridad nacional y de la gente (lo más importante que hay en un país).




Ante el hecho de verse superados y ridiculizados los gobernantes de ésta nación por los crímenes y actos de violencia cometidos, creo yo que solo quedan dos caminos que recurrir ante la inminente escalada de inseguridad, y de víctimas que a diario aparecen (y otras tantas que jamás se mencionan en los medios).




El primero es solicitar la expresa ayuda internacional para intervenir (el tema de la soberanía nacional se cuece aparte) en el país y que expertos o al menos personal más capacitado coadyuven a combatir realmente a este mal que carcome a México con mayor inercia en los últimos años.




El otro camino que visualizo es el que verdaderamente se presente un "Despertar Civil" por parte de los ciudadanos, y que consista primeramente ya no solo en denunciar los actos de corrupción y de violencia, sino tomar cartas en el asunto enfrentando al problema que las autoridades o no quieren o simplemente no pueden erradicar.




Si, podrá sonar bastante fuerte el título pero no menos la descripción de las acciones que pudieran tomarse si de verdad se quiere terminar con éste mal que cada día, nos acecha con mayores posibilidades de que a nosotros ó algún conocido nos toque una desgracia.




¿Será que la sociedad civil decida enfrentarse al crímen organizado por sus propios medios? Esto significaría sin duda toda una Revolución, una lucha por la supervivencia y por buscar cambiar una realidad que se descompone cada vez mas. Una sociedad que se ha visto alcanzada por su estúpido elitismo y su propio egocentrismo basados en sus sueños de gloria, egoísmo, riquezas y poder a costa de otros. Una sociedad que ha colaborado para que la corrupción se expanda y eche raíces en el tejido social donde gobernantes y gobernados tienen la culpa de lo que sucede. Quizás a diferente escala, pero culpa a fin de cuentas.




¿Llegará el momento que la gente se decida a actuar y se organice para recomponer o crear otro camino? Una sociedad cansada de lo que vive tendrá que unirse y asumir los riesgos que conllevará una empresa de tales magnitudes. La gente tendrá que estar consciente que habrá bajas por dicho enfrentamiento pero que la causa ante todo no deberá morir. El chiste es saber quién querrá iniciar la organización o resistencia civil. Una resistencia que ya no marche por las calles vestida de blanco; exigiendo justicia a las autoridades, sino más bien una organización que buscará por sus medios reventar con toda la porquería que existe a su alrededor.




La sociedad ya no puede esperar respuestas de los gobernantes ni puede quedarse inmóvil o callada, debe dar pasos en otras direcciones con el fin de enfrentar el mal que se extiende por todo el país. Ya no bastará con señalar y callarse, la sociedad tendrá que enfrentar al toro por los cuernos. Estoy seguro que la sociedad se tendrá que decidir y organizar con la firme idea de cambiar el entorno y la realidad misma.


lunes, 16 de mayo de 2011

Base Militar de Estados Unidos en México

Rumor ó certeza, fantasía ó realidad: Consecuencias de tener una base militar estadounidense en territorio nacional.


En los últimos días ha corrido información (aunque no muy difundida todavía), acerca de la posible construcción de una base militar de los Estados Unidos en territorio mexicano.


Mas allá de si ésta noticia se tratáse de una cortina de humo o un rumor mal fundamentado, lo cierto es que es una cuestión que no muchas veces nos hemos detenido a reflexionar o que simplemente veíamos como algo lejano o equívoco.


Y es que debido a los acontecimientos de los últimos años en México, en dónde el crimen organizado y el narcotráfico han aparecido como los enemigos más fuertes del gobierno y de la sociedad en general; estos han provocado la necesidad de considerar medidas más arriesgadas para su combate por parte del ejecutivo nacional.


Una de éstas posibles medidas está en permitir que los Estados Unidos con todo su poderío militar tanto en forma como en fondo, construyan una base militar en territorio nacional específicamente en el Estado de Puebla.


Medida que sin duda alguna acarrearía una serie de reacciones de todo tipo y en todos los sentidos, pues estaríamos hablando de permitir a la primer potencia mundial de nuestros días, establecer un mando de control y de operaciones en nuestro país sin precedentes reales.


En el marco del Plan Mérida el cual se estableció en años recientes como: la serie de medidas a considerar por parte de ambas naciones respecto al combate del crimen organizado y otras amenazas bilaterales; se pretende crear una base militar de alcance nacional controlada por Estados Unidos quienes realmente subsidian todas o casi todas las iniciativas de dicho plan que, en el trasfondo, busca velar por la seguridad de los propios estadounidenses pero a larga distancia y como sucede en muchos otros países a lo largo y ancho del planeta.


Tal vez por la vecindad entre México y Estados Unidos y por la aparente "tranquilidad" de otros años en cuanto a serias amenazas para la hegemonía estadounidense, es probable que nunca se haya considerado la creación de una base militar en suelo mexicano, como una expresión más de los alcances internacionales de EUA. Pero en la actualidad debido al crecimiento del crimen organizado relacionado con el tráfico de drogas y armas, a la poca efectividad de las medidas tomadas por el gobierno mexicano para combatirlo y la creciente desestabilidad del país que pudieran conducir a un escenario de Estado Fallido, aparece este proyecto como siguiente paso para hacerle frente a esta serie de amenazas bilaterales.


No obstante, lo importante más allá de si se concreta o no éste proyecto en territorio nacional, es sin duda la serie de repercusiones políticas y sociales que acarreará la presencia estadounidense en suelo mexicano de manera real. Si bien la relación entre ambas naciones siempre ha sido compleja, asimétrica y a veces distante, esta medida sin duda vendrá a modificar más los vínculos entre México y Estados Unidos.


¿La creación de dicho complejo militar ayudará efectivamente a minimizar o erradicar (en términos positivos) el crimen organizado que afecta ambas naciones? ¿Será éste un paso más hacia la formación de una unión continental denominada América del Norte? ¿México perderá todavía más soberania ante los intereses de los estadounidenses? son solo algunas preguntas que salen al aire inmediatemente después de considerar la posibilidad de contar con la presencia del equipo y la logística militar de EUA en nuestro propio territorio, claro está, operado por ellos en todo momento.


¿Qué piensan ustedes?







La nota:

lunes, 2 de mayo de 2011

Osama Bin Laden: Reflexiones sobre su muerte.









No han transcurrido más de 24 horas que la noticia comenzó a desparramarse por los medios electrónicos (especialmente Twitter) y miles de conjeturas, pronósticos, reclamos, imágenes falsas, análisis etc... han sido maquinados en torno a la muerte del ex líder del grupo terrorista más perseguido y peligroso del mundo (segun el mundo occidental) AlQaeda.



Quizás es muy pronto todavía para poder elaborar apuntes en relación a la caída del terrorista más buscado en el planeta hasta el día de ayer, sin embargo, fotografías de su cadáver, medidas de seguridad en aeropuertos de los Estados Unidos e incluso fiestas y celebraciones en algunas ciudades de la Unión Americana hablan de las primeras repercusiones que ha traído el fallecimiento (asesinato) de Bin Laden otrora aliado de los EUA en la época de los años 80's, cuando la Guerra Fría se encontraba en su última fase y a punto de terminar.



Al igual que hace ya casi 10 años con los atentados del 11 de septiembre, es muy prematuro todavía precisar las reales repercusiones que en este caso la muerte de Bin Laden, traerá a corto y mediano plazo principalmente en los Estados Unidos y países aliados que sostuvieron una intensa campaña y ocupación militar en Afganistán desde la década anterior hasta ahora.



Por una parte se me puede ocurrir primeramente que la red terrorista AlQaeda, si bien perdió a su máximo líder en los últimos años; no esta desarticulada y pueden tomar represalias en forma de atentados de similares proporciones que las del 11S.

No por nada los Estados Unidos han emitido recomendaciones de seguridad en aeropuertos, ciudades y fronteras como medidas preventivas ante posibles represalias por parte de AlQaeda que, dicho sea de paso, no representan a todo el mundo islámico.



Las imágenes del día de ayer en donde gente festejaba en Nueva York, Washington y otras ciudades estadounidenses, han generado una buena cantidad de comentarios tanto a favor como en contra. Preguntas como: ¿Quién se puede alegrar de la muerte de otro ser humano por despreciable, maligno o nocivo que éste haya sido? ó ¿Se esperan ataques por parte de redes terroristas a EUA en los próximos días? son las primeras en salir horas después de la muerte de Osama Bin Laden.



Hay grupos que celebran la muerte del ex terrorista más buscado en los últimos tiempos, hay otros que se preocupan acerca de las posibles repercusiones en cuestión, pero hay quienes gustan por señalar que la violencia no se ataca con violencia, que la muerte de una persona no es mas que el reflejo de una sociedad postmoderna que ya no se sensibiliza, sorprende o lamenta ante la muerte de otra persona y que el terrorismo atraerá más terrorismo cual círculo vicioso.



Es muy difícil precisar si habrá alguna represalia por parte de AlQaeda en los próximos días o semanas sobre territorio estadounidense o europeo (mundo occidental), y más difícil será saber de qué magnitud serán esos nuevos episodios en caso que se den. Desafortunadamente el júbilo, los abrazos, la "justicia", la felicidad ayer exhibida por algunos sectores de la sociedad estadounidense podrían cambiarse nuevamente a lágrimas, miedo, desesperación, psicósis etc... ante nuevos atentados terroristas que pudieran presentarse.



Los Estados Unidos de América siguen siendo el país hegemónico predominante en nuestros días y como tal, tendrá enemigos de diferentes tamaños, formas y alcances a quienes enfrentar en todo el mundo, la caída de uno de ellos no supone para nada el final de las amenazas y si por el contrario el surgimiento de otros actores que tratarán de revertir ese status que como nación ostentan hoy por hoy los estadounidenses. Status que incomoda, interviene, bloquea, ocupa, señala, abusa y genera violencia per se entre otras cosas; por el simple hecho de tratarse de prácticas que buscan que dicha condición prevalezca a través del tiempo.



El mundo no solamente se acomoda de manera física y espacial a través del tiempo, tambien lo hace dentro de un marco político en el que las decisiones, acciones u otros actos cometidos en algún momento de la historia por parte de países, líderes y otros actores internacionales, siguen reproduciéndose y generando reacciones tanto positivas como negativas. Ahora nos toca esperar qué sucederá en los próximos días, semanas o meses a partir de la muerte de Osama Bin Laden.