sábado, 14 de julio de 2018

Croacia sí, México no.

México venció a Croacia hace cuatro años en el Mundial de Brasil, hoy los croatas están por disputar una final de campeonato mientras que los mexicanos una vez más, se quedaron estancados en el cuarto partido.



Hace 4 años durante el mundial de fútbol que se llevó a cabo en Brasil, la selección mexicana se enfrentaba a su similar de Croacia en el tercer y último partido de fase de grupos. Era un partido de trascendencia ya que tanto para mexicanos como para croatas el ganar el duelo significaba asegurar su pase a la siguiente ronda del torneo. Afortunadamente el buen desempeño mostrado por la escuadra nacional en la cancha se vio recompensado con la victoria al son de 3-1, significando con ello la eliminación de los europeos y el avance a los octavos de final para los nuestros.

Croacia volvería a su país con el fracaso en el intento de avanzar de ronda en dicho evento y México, jugó todavía un partido más sin lograr el éxito. 

El día de hoy a cuatro años de distancia estamos a pocas horas de que se juegue la final de la Copa del Mundo de Rusia, y la selección de Croacia estará disputando por primera vez un título mundial frente al representativo de Francia.

¿Cómo es posible que Croacia, quien fuera eliminado por México en fase de grupos hace cuatro años, esté por disputar una final de Mundial?

Y mientras tanto el equipo mexicano nuevamente fracasó en su intento por alcanzar el quinto juego, quedando eliminado en octavos de final por séptima ocasión consecutiva. 

Croacia es un país que como tal se creó en 1991, y no sería sino hasta 1994 que su selección de fútbol jugaría su primer partido oficial durante las eliminatorias para la Eurocopa de 1996. En tan solo 24 años este combinado ha logrado mucho más que México en toda su historia compitiendo en torneos mundiales, pues los croatas ya tienen en su récord un tercer lugar (logrado en 1998), y ahora están ante la gran y quizás única posibilidad en su vida de consagrarse como campeones del orbe.

¿Por qué México que cuenta con una mayor población, economía, infraestructura deportiva y experiencia de más de 15 mundiales, no ha podido siquiera estar cerca de lo conseguido por los croatas?

La respuesta no es una sola, son varias, y la problemática radica en varios factores que combinados producen el resultado que todos conocemos, el estancamiento marcado en los octavos de final.

Para empezar la selección de Croacia cuenta con jugadores de primer nivel que juegan en los principales equipos de Europa, como el Real Madrid (Luka Modric), Barcelona (Ivan Rakitic), Juventus (Mario Mandzukic), Liverpool (Dejan Lovren) entre otros, mientras que los jugadores mexicanos más destacados como Javier Hernández, Raúl Jiménez, Hirving Lozano, Carlos Vela etc... juegan en equipos de mediano alcance en sus respectivas ligas.

Además es necesario recalcar que las estrellas de Croacia juegan de titulares, mientras que los nacionales son relegados a la banca y a veces pasan muchos partidos sin tener participación alguna.

Esta es una diferencia muy notoria y a la vez fundamental para comprender porqué Croacia con un equipo casi igual al de hace cuatro años, esté ahora disputando una final de Copa del Mundo mientras que México se quedó en un mismo nivel indefinidamente.

Otro motivo es que en México la liga profesional está plagada de extranjeros en posiciones clave, dejando sin oportunidad a que jugadores mexicanos crezcan, se desarrollen y triunfen consolidándose. Los dueños de los equipos tienen preferencia por jugadores de otras nacionalidades que lejos de aportar en el mayor de los casos, solamente entorpecen las posibilidades de que un mexicano pueda explotar su potencial.

Croacia por su parte cuenta con una liga muy inferior en nivel e infraestructura a la nuestra, sin embargo, ellos producen jugadores y los exportan a las mejores ligas de Europa, lo cual favorece a que la selección tenga generalmente un buen nivel competitivo en cada torneo que disputa. En cambio en México los dueños de los equipos cuando se trata de vender a un jugador mexicano al extranjero, piden cantidades de dinero muy elevadas que finalmente provocan la pérdida de interés de los equipos europeos por comprar a los jugadores nacionales. Si se sacrificara un poco el tema económico en favor de la oportunidad de que los jóvenes mexicanos salgan al extranjero y eleven su nivel de juego, la selección mexicana podría aspirar a llegar más lejos de su barrera histórica.

Por otro lado el manejo de la Selección Mexicana a nivel federativo deja mucho que desear y es sumamente cuestionable, pues pareciera a todas luces que lo único que les interesa a las televisoras es el beneficio económico del producto "Selección de México". La cantidad de partidos pactados por año y que se juegan en los Estados Unidos son casi siempre contra equipos de niveles inferiores lo cual, provoca que no se pueda crecer futbolísticamente. Si la selección tuviera mejores rivales en sus encuentros amistosos su nivel competitivo crecería y se obtendrían mejores actuaciones en las Copas del Mundo. 

Por último y aunque no es un tema completamente forzoso o necesario, la continuidad de un Director Técnico es muy importante. México cambia de entrenador en cada proceso mundialista y en ocasiones no solo una sino dos o tres veces. Esta situación lo único que provoca al final es que jamás se consiga un estilo de juego y que cada avance se vea truncado, generando incertidumbre y poca consistencia en el volúmen de juego. Croacia tuvo cambio de director técnico previo a lograr la clasificación al Mundial, sin embargo eso no importó para que ahora estén disputando el título; lo que sí se resalta es que la mentalidad y el corazón que le imprimen en cada juego son los complementos ideales para alcanzar dicha meta.

México se estancó, Croacia avanzó y bastante. Probablemente no volvamos a ver a los balcánicos en otra final en mucho tiempo, sin embargo se destaca su participación en esta copa y sobre todo que en tan pocos años, hayan logrado hacer mucho más que México en todo su recorrido a través de más de 15 mundiales disputados. 

¿Cuándo será el momento para que México decida destacar y logre emular lo hoy realizado por los croatas? 



* Fotografía obtenida de internet, todo el crédito a sus respectivos autores.

jueves, 5 de julio de 2018

México fracasa... una vez más en un Mundial


Sin poder trascender nuevamente el equipo mexicano se queda en la orilla en la búsqueda de alcanzar el quinto partido en un Mundial.




La Selección Nacional Mexicana como todos ya sabemos fracasó en su nuevo intento de alcanzar el negado quinto partido en una Copa del Mundo celebrada fuera de nuestro país.

Con esta nueva eliminación a manos de Brasil en los octavos de final, el equipo tricolor aumentó a siete veces el número de intentos por disputar un partido en la ronda de cuartos. Desafortunadamente no se pudo realizar dicho objetivo.

¿Qué fue lo que sucedió?

México llegó a esta Copa del Mundo con muchísimas dudas en su accionar debido a que nunca han terminado de convencer en su estilo de juego, y aunque los resultados en la era de Juan Carlos Osorio en cuestión de números han sido buenos, la forma de desempeñarse en el terreno de juego siempre ha dejado mucho que desear.

Ante un panorama lleno de críticas, escepticismo y hasta escándalos mediáticos el equipo mexicano contra todo pronóstico, se impuso a Alemania vigente campeón del mundo jugando de una forma irreconocible y casi perfecta. Posteriormente lograría sumar seis puntos al derrotar a Corea del Sur dejando el escenario de una manera ideal para finalizar en primer lugar de grupo y evadir lo que desde diciembre se tenía contemplado, el cruce fatídico contra Brasil en octavos de final.

Lamentablemente después del segundo partido y a pesar del paso perfecto de México, el equipo cayó en una gran incertidumbre debido en parte a la rareza del grupo en el que todos los equipos tenían opciones de calificar o quedarse fuera por igual. Este escenario sin duda distrajo a los seleccionados quienes no obstante solo requerir de un empate ante Suecia para asegurar la primera posición, se vieron superados por la escuadra europea de principio a fin sin poner resistencia alguna.

El perder ese partido contra los escandinavos en el cual nunca se vio una idea de juego y mucho menos capacidad de respuesta, significó el descenso al segundo puesto del pelotón e incluso por momentos, se vivió con la gran angustia de quedar fuera de la siguiente etapa de no ser porque los coreanos, terminarían por vencer a los alemanes que por cierto venían muy a la baja en términos generales. 

México logró clasificar por séptima ocasión consecutiva a la fase de octavos de final  (logro que comparte con Brasil) viniendo de más a menos. El cruce los obligó a enfrentarse con los pentacampeones mundiales en un partido de vida o muerte el cual ya estaba previsto desde el sorteo mundialista, pero que pudo ser evitado de haber conseguido siquiera el empate frente a los suecos.

Los pronósticos se hicieron efectivos y la escuadra sudamericana eliminó sin emplearse a fondo a México, frustrando nuevamente su intención de avanzar más allá de la ronda de los 16 y dejando la ilusión  hasta el próximo Mundial que se llevará a cabo en Catar en el año 2022.

La Selección Mexicana independientemente de carecer de un estilo convincente de juego, de contundencia y de una sólida e inteligente estrategia para enfrentar a Brasil, nunca tuvo la mentalidad y la inteligencia suficiente para facilitarse las cosas en la búsqueda de trascender en esta Copa del Mundo. 

Más allá de la eliminación contra Brasil el equipo mexicano perdió la gran oportunidad de avanzar más lejos al salir derrotados ante Suecia, pues de haber finalizado en primer lugar de grupo hubieran enfrentado a Suiza, rival por donde quiera que se le vea, inferior a Brasil y ante el cual se tendrían mayores posibilidades de éxito.

Queda en pura anécdota esta nueva desilusión. En términos generales no se logró nada más allá de derrotar a Alemania por primera vez en un Mundial. Por todo lo demás se cumplió el hecho de llegar a octavos de final pero nuevamente se fracasó estrepitosamente en el intento de jugar el tan citado y maldito quinto partido.


Javier Hernández Jr. lamentando la eliminación frente a Brasil


* Fotografía tomada de internet, crédito respectivo a su autor.


sábado, 30 de junio de 2018

El Maldito 5to. Partido

México se encuentra nuevamente ante la oportunidad de trascender más allá del cuarto partido, una vez más.


La mayor obsesión del fútbol mexicano a nivel selección sin duda alguna es el llegar al quinto partido (cuartos de final) en un Mundial.

No es que nunca se haya alcanzado esa fase de eliminación antes, de hecho en 1986 durante la Copa del Mundo que precisamente se jugaba en México, el equipo tricolor llegó a instalarse en esa instancia enfrentando a su similar de Alemania en la ciudad de Monterrey.

Sin embargo lo que realmente resalta la importancia de lograr llegar a cuartos de final, es el hecho de hacerlo en una competición fuera de territorio nacional. 

Siete han sido los intentos desde aquella tarde en Monterrey, cuando se perdió en penales contra los alemanes, de intentar repetir esa fase tan remarcada y a veces tachada de maldita por la prensa, la afición y algunos jugadores.

Pero, ¿qué es realmente lo que ha sucedido desde 1986 para que México de una o de otra forma no haya tenido éxito en dicha meta? Las respuestas son varias pero el común denominador se puede resumir en dos palabras, concentración y mentalidad.

México cayó en penales 4-1 vs Alemania en 1986.


En los octavos de final del Mundial de Estados Unidos en 1994, se cayó por la vía de los penales contra el equipo de Bulgaria. Esa tarde México tenía la ventaja de jugar en un país en donde la afición prácticamente los hacía sentir locales y además, existía el factor de la temperatura ambiental, en la cual los mexicanos estaban más acostumbrados al pesado clima de verano que los propios búlgaros. México no supo aprovechar las condiciones y lejos de acabar con el rival en tiempo reglamentario o en los minutos extras, disputó la tanda de penales de manera errática e incluso con cierta displicencia. 

Bulgaria elimina a México nuevamente en tiros penales en 1994.


Cuatro años después en la Copa del Mundo Francia 1998, la selección nacional nuevamente se instalaría en la fase de octavos de final teniendo que enfrentar ni más ni menos que al equipo campeón de Europa: Alemania. Aquella ocasión el partido fue muy disputado y contra los pronósticos la escuadra mexicana se pondría al frente en el marcador con gol de Luis Hernández al inicio de la segunda mitad.

Desafortunadamente para el equipo nacional la oportunidad de aumentar su ventaja se diluyó cuando el mismo Hernández falló lo que sería el 2-0 que seguramente, hubiera marcado otro rumbo en la hsitoria de ese partido. Finalmente Alemania con todo su orgullo, su mentalidad y calidad, vino de atrás y le dio vuelta al partido a cinco minutos del final frustrando el sueño de millones de mexicanos de lograr llegar a los cuartos de final.

Alemania derrota a México 2-1 en Francia 1998.


El siglo XXI trajo consigo el primero y hasta ahora único mundial jugado en Asia, en donde Japón y Corea del Sur se unieron para realizar el campeonato conjuntamente.

Aquí el equipo de México accedería una vez más a la instancia de los octavos de final teniendo que enfrentarse ante su rival más odiado: Estados Unidos. En el papel todo era júbilo y optimismo pues la supremacía mexicana en enfrentamientos directos contra los estadounidenses, hacía soñar a toda la nación con la real posibilidad de avanzar al quinto partido.

La realidad fue otra y el fracaso comenzó a tener tintes traumáticos. Los Estados Unidos no solo superaron a México futbolísticamente sino que también moralmente dejaron por los suelos a los aficionados, quienes veían como el acérrimo rival sí disputaría un quinto juego a costa de la selección. Nunca antes una eliminación había dolido tanto en esta fase, pero en esta ocasión la soberbia de sentirse ganadores antes de tiempo y la confianza, fueron los factores que desencadenaron la eliminación.

E.U.A. elimina 2-0 a México en el Mundial del 2002


Para el Mundial de Alemania en el año 2006 la selección mexicana fiel a su costumbre alcanzaría la ronda de los 16. Una nueva oportunidad de trascender se presentaba y el rival sería otra de las grandes potencias futbolísticas: Argentina.

México jugó un partido realmente bueno que terminó igualado a un tanto en el tiempo reglamentario. Tuvieron que llegar los tiempos extra para que la balanza se inclinara hacia un lado. México jugaría quizás el mejor partido de octavos de final en las últimas ediciones, pero tuvo que ser una genialidad argentina la que dejaría fuera esta vez al equipo tricolor. La anotación de Maxi desde fuera del área prendiendo el balón de volea, incrustándose en el ángulo de la portería defendida por Oswaldo Sánchez, fue la causa por la que México tuvo que regresarse a casa sin disputar los cuartos de final.

El golazo de Maxi le da la calificación a los argentinos 2-1 en el 2006

Para la edición del Mundial jugado en Sudáfrica en el año 2010 el equipo nacional se enfrentaría nuevamente en octavos de final a la selección de Argentina. Esta era sin duda la perfecta oportunidad de cobrar revancha por la eliminación sufrida cuatro años atrás y en la mismas instancias. México se enfrentaba ante una versión argentina con muy buenas individualidades pero poco funcionamiento colectivo y con muchas dudas en su accionar. Lamentablemente para el equipo mexicano esa tarde no salieron las cosas (nuevamente) como se querían, y el partido terminó a favor de los sudamericanos al son de 3-1. Quizás esta fue la peor actuación mexicana en su búsqueda por alcanzar la siguiente ronda de eliminación.

Nuevamente Argentina derrota a México dejándolos fuera en octavos de final 3-1 en 2010


La sexta y penúltima ocasión que México superó consecutivamente la fase de grupos de un Mundial fue la que se presentó en Brasil en el año 2014. En dicha edición los mexicanos se enfrentarían al combinado de los Países Bajos luego de jugar muy bien ante sus rivales grupales. El escenario lucía inmejorable, la selección mexicana se puso al frente en el marcador en el segundo tiempo y los holandeses se veían cansados por la temperatura aquella tarde.

Tristemente en un descuido rutinario y faltando menos de 15 minutos para finalizar el encuentro, los europeos le dieron vuelta al marcador con un gol desde fuera del área y con un penal in extremis y muy discutido; que acabó con las ilusiones por enésima vez de toda una nación.

Un penal muy polémico para Holanda priva a México de avanzar a cuartos de final en Brasil 2014


El día lunes 2 de julio de 2018, el equipo mexicano tendrá una nueva y repetitiva cita para trascender y alcanzar "la gloria del quinto partido". Tendrá por rival nada más ni nada menos que la siempre favorita selección brasileña. Nuevamente el destino y el esfuerzo en la cancha ponen a México en la antesala de su límite. Un nuevo desafío ha llegado y con el la oportunidad de dar ese salto que desde 1986, no se ha vuelto a dar y que ha representado todo un trabuco histórico.

México debe conocer su pasado y evitar cometer los mismos errores que en ediciones anteriores han privado al combinado nacional de instalarse en los anhelados cuartos de final.

El rival es durísimo, sin duda alguna el más difícil que se podría encontrar en el camino y el más laureado de todos los que ha tenido que sortearse en esta fase. México necesitará además poseer una gran contundencia, una fortaleza física pero sobre todo mental para saber adaptarse a las circunstancias del partido. Definir las pocas o muchas acciones de gol que tengan y saber manejar finalmente el resultado si éste le es favorable.          

México y su octavo llamado para dar ese salto de calidad, la cita es el próximo lunes, ojalá que esta ocasión se logre jugar el quinto partido, y ojalá mucho más.   


* Fotografías obtenidas de internet, todo el crédito a sus respectivos autores.

viernes, 29 de junio de 2018

Mis favoritos del Mundial Parte 2

La Copa del Mundo entra en su etapa definitoria, los partidos son a vencer o morir.


Con la sorpresiva eliminación de Alemania en la fase de grupos de este Mundial, arrancan los partidos de octavos de final rumbo a la búsqueda de un nuevo monarca del balompié a nivel global.

Un total de 16 equipos se disputan los juegos de la ronda de octavos con la misión de ir avanzando paso a paso y acercarse a la gloria. Los participantes son: Uruguay, Croacia, Bélgica, Rusia, México, España, Brasil, Colombia, Inglaterra, Japón, Dinamarca, Suecia, Francia, Argentina, Portugal y Suiza.

Originalmente yo había señalado que mis 4 selecciones favoritas para llevarse el trofeo eran: Brasil, Alemania, España y Francia, sin embargo; los alemanes se despidieron prematuramente ofreciendo una de las peores versiones futbolísticas que se recuerden. Nunca antes a excepción del Mundial de 1938 y bajo otro tipo de formato en la competencia, el equipo germano quedó eliminado a las primeras de cambio con una vergonzosa actuación que los llevó incluso a quedar últimos en su grupo.

Ahora quedan solo 3 equipos de los que señalé como favoritos aunque su rendimiento en términos generales, ha sido discreto y poco espectacular. Brasil clasificó con 7 puntos al igual que Francia sin verse aplastantes con sus adversarios. En cambio España accedió con 5 unidades producto de un solo triunfo y dos empates; mostrando algunas carencias pero sobre todo, dudas en lo futbolístico y mental quizás debido a la separación de Julen Lopetegui un día antes del inicio de la Copa.

Ahora bien, hay 4 selecciones que vienen jugando a buen nivel y que bien podrían tomar el lugar de Alemania como candidatos al título. Debido al nivel de juego mostrado durante la ronda de grupos que recién terminó el día de ayer puedo concluir que: Bélgica, Uruguay y Croacia; sorprendieron al culminar de manera invicta y perfecta en sus respectivos grupos. 

Estas tres escuadras bien podrían ser consideradas como serios aspirantes para alcanzar por lo menos las semifinales de acuerdo a sus resultados. Un escalón abajo situaría a Inglaterra, quien viene jugando de manera práctica y contundente no obstante que en su último partido de grupo, pareciera que buscaban en realidad quedar como segundos para entrar en la la zona de las llaves más "accesibles", evitando a uruguayos, españoles y franceses.

 Los octavos de final comienzan el día de mañana, los partidos decisivos son de vida o muerte. ¿Quiénes lograrán continuar en el andar mundialista rumbo al título? 




* Imágenes obtenidas de internet, créditos a sus respectivos autores.

miércoles, 13 de junio de 2018

Metro en Monterrey, un dolor de cabeza para los gobiernos

Monterrey ha sido rebasada por el colapso vial y el poco interés en la creación de nuevas líneas de metro.

Estamos en el año 2018, Monterrey es una gran ciudad (la segunda en extensión territorial de México) y la tercera en población con casi 5 millones de habitantes a lo largo y ancho de su Zona Metropolitana. Diariamente se realizan cientos de miles de viajes entre escuelas, trabajos, citas y regresos a casa en donde el gran común denominador se llama: automóvil.

Es cierto que la ciudad ha crecido exponencialmente en las últimas décadas y que es inevitable detener su expansión, pero también es cierto que la gran mayoría de la gente se ha vuelto tan dependiente de su carro que no se imagina desplazarse a través de la urbe en otro medio de transporte que, de alguna forma, trastoque la idea de su comodidad y seguridad que le brinda el automóvil particular.

En Monterrey y área conurbada solamente existen 2 líneas de metro completadas y una más que lleva muchos años en construcción y múltiples retrasos. La sonada y prometida línea 3 no ha sido concluida y al día de hoy ni siquiera se han comprado los vagones que darán el servicio algún día. No obstante la línea 3 la cual ni siquiera tiene color definido, ha sido cuestionada y criticada por muchos por ser considerada simplemente como una burda extensión más de la actual línea 2, que corre desde la estación Sendero en los límites de San Nicolás de los Garza y el municipio de Escobedo hasta el centro de la urbe en la estación Zaragoza, de donde partiría esta "nueva línea" haciendo una especie de "U" para enfilarse al norte de forma paralela al trazo de la línea 1 y finalizar en otro sector nuevamente de San Nicolás.

Ciudades alrededor del mundo del tamaño y la importancia de Monterrey como podrían ser: Milán, Barcelona, Múnich o Lyon, cuentan con una mejor y más extensa infraestructura de este tipo de transporte público que desplaza a miles de ciudadanos día con día facilitando los traslados diversos.

Monterrey al día de hoy debería ser una ciudad que contase con al menos 5 líneas bien definidas y direccionadas hacia todos los puntos cardinales de su muy particular extensión y geografía.

Debiera existir una línea que corra hacia el sur, una zona densamente poblada y que cuenta con una muy importante gama de servicios educativos y comerciales principalmente. Otra línea tendría que correr hacia el Aeropuerto y llegar hasta las terminales del mismo, pues en todas las grandes e importantes ciudades en el mundo desarrollado, una de las maneras de acceder a los puertos aéreos es precisamente mediante el metro.

Finalmente debería existir una línea más que corra en dirección poniente hacia Santa Catarina, un municipio industrial y con poca conectividad de transporte público que lo integren con el resto de la ciudad debido a su localización geográfica. 

El problema es que a pesar de que se sabe muy necesario el contar con una mejor red de transporte colectivo metro, los gobiernos van y vienen sin aportar gran cosa a la planeación, construcción y mantenimiento de este servicio. El metro de Monterrey ha decaído con el paso de los años y su servicio ha empeorado debido a la falta de mantenimiento de sus vías, estaciones y al colapso de usuarios que han rebasado su capacidad operativa desde hace ya una década.

Los gobiernos estatales y mucho menos los municipales han querido entrarle con todo al tema de la extensión del metro, pues saben de antemano que es un compromiso que representa un gran y constante dolor de cabeza. Las promesas de crear nuevas líneas siempre están presentes en las campañas políticas pero jamás logran materializarse una vez alcanzado el puesto público.

El estar gestionando los recursos al gobierno federal para la construcción de las obras, el convencer a los vecinos "afectados" por donde presuntamente pasarán las vías e instalaciones del metro, las molestias que ocasiona su construcción y el tiempo empleado para finalizar la obra, rebasan los ánimos y los intereses de los gobernantes para comprometerse con algo que ni siquiera, están seguros si podrán inaugurar y enmarcar como su gran logro ejecutivo.

Y con esa mentalidad más la de la población en general de despreciar el uso del transporte público y de dar preferencia al carro como el mejor medio para desplazarse, dan como resultado en una ciudad diseñada y mal ejecutada al modelo estadounidense del "freeway", un lugar caótico, saturado y con poco interés en que se mejoren los desplazamientos humanos.

Sueño con el día que de verdad se estén construyendo las nuevas líneas que tanto requiere una ciudad como Monterrey, mientras tanto, tendremos que seguir esperando meses y meses para ver si por fin la línea 3 o más bien, la extensión de la línea 2, llega felizmente a su conclusión.